Icono del sitio Estilo de Vida Saludable

Descripción de los accidentes domésticos.

Descripción de los accidentes domésticos.

Los comenzamos a describir  en la entrada anterior y continuamos describiendo los otros posteriores:

Descripción de los accidentes domésticos y sus medidas preventivas:

QUEMADURAS

Ocasionadas por el contacto de la piel del cuerpo con líquidos u objetos muy calientes como sartenes, cazos y ollas que salpican aceite al cocinar, estufas, radiadores, planchas y líquidos quemantes como ácido sulfúrico o sosa cáustica.

Medidas preventivas y protectoras contra las quemaduras:

Las sartenes, cazos y ollas deberán emplear agarraderas o emplear guantes aislantes al cogerlas. Utilizar tapaderas para cocinar en sar­tenes y cazos para impedir salpicaduras mientras se cocinen los ali­mentos.

Alejar a los niños de la cocina y de la zona de planchar. Impedir que los niños jueguen con cerillas, mecheros y petardos.

Manipular con cuidado productos químicos como ácido sulfúrico, presente en las baterías de los coches o sosa cáustica.

Incendio

INCENDIOS Y EXPLOSIONES

Para que se inicie un incendio hace falta que se unan 3 elementos que están en el hogar: aire, combustible y foco de calor.

Los incendios se generan por combustibles como gas, mecheros, cerillas, colillas, cigarrillos, planchas, radiadores galvánicos y por sobrecalenta­miento de aparatos eléctricos.

Los combustibles según su peligrosidad pueden ser:

Normas de prevención:

INTOXICACIONES, ALERGIAS E IRRITACIONES

Las causas principales de estos accidentes suelen ser medicamentos, productos de limpieza, insecticidas y productos de jardinería, pinturas, combustibles, productos de perfumería y bebidas alcohólicas.

Los accidentes causados por estos productos son consecuencia de su ingestión por vía digestiva y de su inhalación o contacto con la piel.

Su prevención consiste en:

. Almacenar los medicamentos en un botiquín bajo llave.

ELECTROCUCIONES

Una persona puede electrocutarse cuando las tensiones que alimentan los aparatos eléctricos son muy altas, de 200 a 250 voltios. La persona que se electrocuta puede padecer desde calambrazos hasta la muerte por paro cardiaco. Los peligros son mayores cuando se tocan aparatos que poseen una alta tensión o nos ponemos en contacto con ellos moja­dos o descalzos. Esta amenaza se da en la cocina, el cuarto de baño, el lavadero o cualquier lugar después de fregar el suelo y regar.

Se producen electrocuciones en las siguientes situaciones:

La electrocución se previene:

 

Salir de la versión móvil