Icono del sitio Estilo de Vida Saludable

La prevención del cáncer cervical

LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER CERVICAL

Es un cáncer muy frecuente que afecta a 500 000 mujeres al año, es el 4º cáncer más frecuente en mujeres a nivel mundial. El cáncer cervical se presenta de manera muy lenta con el tiempo, y antes de que aparezca el cáncer las células del cuello uterino sufren displasias porque se transforman de normales en anormales. De­pendiendo del número de células anormales la displasia puede desapare­cer o transformarse en cancerosa.

Se suele asociar al virus del papiloma humano y también puede provocar cáncer anal, bucal, de cabeza y cuello.

El cáncer de cuello uterino representa el 6% de los cánceres en las mu­jeres más jóvenes y afecta a mujeres de edades comprendidas entre 35 y 55 años.

Estadios del cáncer cervical

Las causas y factores de riesgo del cáncer cervical son:

Edad precoz de inicio de relaciones sexuales.

Número de hijos abundante.

Menopausia después de los 52 años.

Papilomavirus humanos de los tipos 16 y 18

Promiscuidad sexual. Cuanto más relaciones sexuales tienes , más posibilidades tienes de contraer el cáncer de cuello uterino.

• Exposición frecuente a los estrógenos.

. Consumo abundante de tabaco.

• Tensión arterial elevada.

• Diabetes.

Se puede detectar con un examen periódico de Papanicolav.

Para prevenirlo se recomiendan los exámenes de detección con las col­poscopias mediante lámparas especiales que visualizan el cuello del útero y mediante las pruebas de Papanicolav, que son citologías que deberían hacerse todas las mujeres de edad fértil.

Al principio las mujeres son asintomáticas, y posteriormente sangran por la vagina y aumentan las secreciones vaginales, que se hacen malolien­tes. El cáncer comienza con cambios lentos y progresivos de las células normales, que se convierten en anormales, y su malignización en cáncer.

El 35% de los cánceres son adenocarcinomas y el 85% son carcinomas escamosos.

Sintomatología:

Al inicio de la enfermedad es asintomático.

Cuando el carcinoma de cuello uterino está avanzado genera hemorragias debidas a un sangrado vaginal anormal. El sangrado después de la menopausia y entre periodos menstruales.

Dolor en las relaciones sexuales y en la región pélvica.

Hinchazón en las piernas.

Sangre en la orina y dificultades para orinar y defecar.

DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER CERVICAL:

• Citologías y prueba de Papanicolav, que detecta con eficacia el 90% de los cánceres del cuello uterino incluso antes de que aparezcan sín­tomas. El número de muertes por esta enfermedad se ha reducido un 50% gracias a las revisiones periódicas ginecológicas y a la prueba de Papanicolav. La prueba de papanicolav busca mediante la observación al microscopio óptico de las anomalías de sus células cervicales antes de que éstas se malignicen y se conviertan en cáncer.

• Colposcopia, consistente en una lámpara que nos permite visuali­zar el cuello uterino teñido con un contraste. El cuello uterino se puede impregnar con vinagre para mejorar la visibilidad de su tejido. Se mete un tubo para visualizarlo o colposcopio con el cual se examina el cuello interno del útero minuciosamente y se escoge el lugar idóneo para una biopsia. Se debe visualizar la existencia de úlceras, masas en el cuello uterino y anomalías de sus propias células. Permite la realización de biopsias uterinas.

• Se realizan 2 tipos de biopsia: la biopsia en sacabocados mediante co­nización y el legrado interno del cuello uterino. Ambos procedimientos son un poco dolorosos y producen una pequeña hemorragia, aunque suelen proporcionar suficiente tejido para que el patólogo establezca un diagnóstico.

• Determinación del estadio del cáncer mediante la realización de prue­bas complementarias como:

La prevención del cáncer cervical se realiza mediante:

• Vacunación contra el papilomavirus, para lo cual existen 3 tipos de vacunas:

. Cervarix está indicado en la prevención de las lesiones premalignas del cuello uterino y del cáncer de cérvix relacionado con los tipos de VPH 16 y 18. También previene el cáncer de cuello uterino, vulva, vaginal y anal.

Gardasil que es la vacuna que protege contra la infecciónpor el virus VPH 16, 18, 11 y 6 que ayuda a prevenir el cáncer vaginal, anal, de vulva y de cuello uterino.

Gardasil 9 que es la vacuna aprobada para la prevención de infecciones por VPH 16,18 ,31,33 45, 52 y 58 y para la prevención de verrugas genitales causadas por VPH 6 y 11.

Esta vacuna se debe aplicar a mujeres jóvenes entre 9 y 26 años, y está contraindicada en personas con cardiopatías coronarias que padecen anginas e infartos de miocardio

• Relaciones sexuales seguras: mediante el uso del preservativo y mediante medidas de seguridad sexual tales como mantener relacio­nes sexuales con una pareja conocida y libre de infecciones. No son muy aconsejables las relaciones sexuales con prostitutas ni con pare­jas que tengan actividades sexuales de alto riesgo.

• Alimentación rica en frutas y verduras antioxidantes. Se recomiendan tomates, espinacas, lechuga, lombarda, zanahorias, calabaza, uvas moradas, chirimoyas, piñas, naranjas, mandarinas, pomelo, limón, granada, moras, arándanos, fresas y frambuesas.

• Ejercicio físico continuo, evitar el sedentarismo.

-No fumar ya que el tabaco incrementa el riesgo de cáncer de cuello uterino.

• Citologías vaginales frecuentes. Cada año hasta los 30 años y con actividades sexuales frecuentes. Una revisión cada 2 años desde los 30 hasta los 70 años.

TRATAMIENTO:

El tratamiento del cáncer de cuello uterino se realiza mediante cirugía, radioterapia y quimioterapia, dependiendo del estadio.

Cirugía:

Si el cáncer es localizado o in situ mediante la conización o extirpación de un trozo del cuello uterino extrayendo un poco del cuello con un bisturí o mediante resección quirúrgica.

Si el estadío es más avanzado, tipo II o III, se puede extirpar todo el útero y sus estructuras adyacentes mediante una histerectomía, respetando los ovarios en casos de falta de afectación en mujeres jóvenes.

La radioterapia es efectiva para el caso de cánceres que se hayan exten­dido más allá de la región pélvica. Incluye la radiación externa, la braquiterapia y una combinación de ambas. La quimioraditerapia mejora la eficacia y reduce el riesgo de recurrencia.

La quimioterapia se emplea de diversas maneras. Al principio puede reducir el tamaño del tumor, eliminar las micrometástasis y las lesiones subclínicas. Los regímenes de quimioterapia NACT a menudo se combinan con regímenes basados ​​en platino, como PVB (cisplatino + vincristina + bleomicina), cisplatino + paclitaxel y BIP (cisplatino + bleomicina + ifosfamida) amida + mesna).

Bibliografía

OMS. Prevención del cáncer. http://www.who.int/cancer/prevention/es/

Causas y prevención del cáncer. National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion

Cáncer de cuello uterino. D.medicina. http://www.dmedicina.com/enfer­medades/cancer/cancer-cuello-utero.html

Cáncer de cuello uterino. National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/espanol/tipos/cuello-uterino/paciente/tratamiento-cuello-uterino-pdq#section/all

Detección y prevención del cáncer de cuello uterino. Medline Plus. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstruc­tions/000419.htm

Prevención del cáncer de cuello uterino: https://www.unidaddelamujer.es/cancer-de-cuello-uterino-ccu-prevencion/

¿se puede prevenir el cancer de cuello uterino? American Cancer. https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-cuello-uterino/causas-riesgos-prevencion/prevencion.html

Salir de la versión móvil