Icono del sitio Estilo de Vida Saludable

El dolor músculo-esquelético

1- Concepto de dolor musculo-esquelético y diferencias:

El dolor musculo-esquelético es el que se siente en las zonas musculo-esqueléticas del cuerpo como la cabeza, cuello, espalda, tórax y miembros superiores e inferiores.

La causa del dolor musculo-esquelético puede ser:

Un trastorno óseo, muscular, articular, una lesión de los tendones, bolsa y además ligamentos.

El dolor óseo es profundo penetrante y sordo. Es consecuencia de un traumatismo, osteomielitis, etc.

El dolor muscular es menos intenso que el óseo y es más molesto, puede ser debido a un espasmo muscular o a un calambre en la pantorrilla.

Las mialgias pueden ser debidas a contusiones, traumatismos, la gripe, el covid-19, la poliomielitis y hepatitis. También pueden producirse por contracturas intensas musculares en el cuello, la espalda y en los músculos de los brazos o las piernas.

El dolor en los tendones y ligamentos es menos acusado que el óseo y es cortante y aumenta cuando los tendones o ligamentos están cortados.

Las algias en las bolsas sinoviales puede estar causado por un traumatismo, sobrecarga, gota o infección.

El dolor en las articulaciones o artralgia puede ser debido a la inflamación articular o artritis. La artritis puede ser debida a la artritis inflamatoria, infecciosa, la gota, el lupus eritematoso, la vasculitis y la osteonecrosis.

 

El dolor musculoesquelético

El dolor monoarticular que afecta solamente a una articulación como por ejemplo la rodilla se puede causar por la artritis infecciosa, la gota y la artrosis. También pPuede ser un síntoma de un trastorno autoinmunitario o de una artritis infecciosa que es más común en las personas jóvenes como las debidas a la gonorrea.

En los adultos mayores las causas más frecuentes son la artrosis y la gota.

El dolor que afecta a varias articulaciones suele ser secundario a una infección vírica, una enfermedad reumática autoinmune como la artritis reumatoidea juvenil en niños, la artritis reumatoidea en los adultos, la artritis psoriásica y el lupus eritematoso sistémico en adultos. La artrosis en los adultos.

La fibromialgia puede causar dolores en los músculos tendones o ligamentos y se localiza en determinados puntos afectos, estas personas además presentan sueño, fatiga y somnolencia.

Otros tipos de dolores musculoesqueléticos pueden estar causados por comprensión de los nervios periféricos como el síndrome del túnel carpiano, del túnel cubital o del túnel tarsiano.

Ciáticas: generadas por afectación del nervio ciático, que inicia en la re­gión lumbar y controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y la región inferior de la pierna, proporcionando sensibilidad a la parte poste­rior del muslo, a la parte inferior de la pierna y a la planta del pie.

Es secundaria a otros problemas de salud como hernia de disco en las vértebras lumbares, estenosis raquídea, lesión o fractura de la pelvis y compresiones del nervio por los osteofitos de las artrosis lumbares y pél­vicas. La padecen más frecuente en adultos mayores de 50 años.

El dolor tiene intensidad variable, desde hormigueos leves hasta inten­sas sensaciones punzantes. Suele comenzar de manera lenta y empeora después de pararse o sentarse, al doblarse hacia atrás o caminar varios metros, al toser, estornudar o reír.

En la exploración se observa debilidad para flexionar la rodilla o mover el pie, dificultad para doblar el pie hacia adentro o abajo, impedimento para agacharse hacia adelante o atrás, reflejos anormales o débiles y pérdida de sensibilidad.

Para valorar el dolor osteomuscular se debe hacer una historia clínica detallada con la valoración de si el dolor es agudo o crónico, si están afectadas una o varias articulaciones y si además del dolor el paciente presenta otros síntomas como erupciones en la piel, irritación ocular y otros.

Se diagnostican mediante:

  1. Historia clínica.
  2. Radiografías. Válidas para las imágenes óseas de osteomielitis, fracturas y tumores óseos. No muestran imágenes de los músculos ni los tendones.
  3.  Ecografías. Nos permite visualizar todas las estructuras de la articulación o miembro.
  4. Gammagrafía ósea.
  5. Resonancias magnéticas.
  6. TAC. Es el mejor medio diagnóstico donde mejor vamos a visualizar las lesiones de todas las estructuras articulares.
  7. Punción articular del líquido sinovial o artrocentesis donde el médico extrae el líquido de la articulación afectada.
  8. Analítica de sangre. La analítica de sangre nos puede detectar autoanticuerpos propios de la artritis reumatoidea, antinucleares propios del lupus eritematoso diseminado y otros.

Se pueden tratar con medicamentos antiinflamatorios, calmantes. Fisioterapia , aplicación local de frío o calor en la zona afectad, laser, ultrasonidos y otros.

Referencias bibliográficas:

Manual MSD. Dolor musculoesquelético: https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-de-los-huesos,-articulaciones-y-m%C3%BAsculos/s%C3%ADntomas-de-los-trastornos-musculoesquel%C3%A9ticos/dolor-musculoesquel%C3%A9tico

Normon: https://www.normon.es/articulo-blog/dolor-musculoesqueletico-tipos-frecuencia-y-abordaje

Enlaces internos:

¿qué son las tendinitis? https://libroestilodevidasaludable.com/tendinitis

¿qué es la fibromialgia? https://libroestilodevidasaludable.com/fibromialgia

¿cómo combatir la artritis reumatoide? https://libroestilodevidasaludable.com/como-combatir-la-artritis-reumatoide

Salir de la versión móvil