Según la OMS (organización mundial de la salud) se debería consumir un máximo de 5 gr de sal por día y la mayoría de la población consume por encima de 9 gr de sal. Deberíamos reducir la ingesta de sal condimentando los alimentos que cocinamos con especias, ajo y cebolla.

Imagen de una etiqueta del chorizo que muestra que contiene 3,5 gr de sal.

El mayor problema de la ingesta de sal no reside en la sal que añadimos a nuestros guisos culinarios sino en los alimentos procesados que se venden en los supermercados que contienen sal oculta entre los que se encuentran:

  • Comida rápida y tentespiés: 2-3 gr
  • Embutidos y carnes curadas: 3-6 gr
  • Queso curado: 2,5 gr
  • Patatas fritas: 2,5 gr.
  • Conservas  1-2 gr
  • Pan: 1-2 gr
  • Jugo de tomate envasado 1,125 gr
  • Pastillas de caldo 1,5-2 gr
  • Sopas de sobre 13 gr por 100 gr del producto.
  • Una cucharada de salsa de soja: 572 mg.
  • Pizza congelada: 2223 mg.
  • Hamburguesa con queso 930 mg
  • 4 oreos : 213 mg.

Las alternativas saludables serían:

Pastillas de caldo concentrado de verduras, pollo, carne  y pescado de la marca knorr, avecrem, etc. por pastillas de caldo de la marca santiveri o caseras.

Sopas deshidratas y alimentos precocinados deshidratados como pasta, purés, etc deberían suplirse por sopas de elaboración casera y purés de patatas caseros.

Los alimentos precocinados como latas de callos, lentejas, fabadas, albóndigas, etc deberían suplirse por platos de elaboración casera.

Carnes, aves, pescado: contienen niveles altos de sal los ahumados, los salados, los fritos, los enlatados precocinados y  los congelados que deberían suplirse por carnes, pescados y huevos frescos.

Los embutidos como jamón serrano, chorizo, salchichón y salchichas deberían suplirse por jamón york y fiambre de pavo.

Los quesos curados, tipo roquefort, ect. deberían suplirse por quesos frescos de burgos o tipo mozarella.

Las salsas envasadas de tomate, salsa kétchup, mayonesa y mostazas envasadas deberían suplirse por salsas de elaboración casera.

Las verduras enlatadas, purés de verduras, el chucrut y los platos preparados que incluyan verduras y hortalizas. Algunas conservas de fruta. Las legumbres de conserva (mirar la etiqueta) deberían suplirse por verduras frescas, legumbres frescas y postres de fruta de elaboración casera.

Los panes de molde, congelados, la pasta cocinada, las pizzas, los platos preparados a base de aroz, pasta, algunas galletas, etc. Debemos comprar la barra de pan y el pan de molde fresco de panadería, las galletas de herbolarios o de la marca BIO y cocinar en casa los platos con pasta y arroz frescos.

Bibliografía:

Juan Revenga, el nutricionista de la general: https://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2014/07/07/guia-basica-para-reducir-la-ingesta-de-sodio-sal-y-sus-alternativas/

Dieta coherente, sal oculta en los alimentos: https://www.dietacoherente.com/sal-oculta-en-los-alimentos-dieta-baja-en-sal/

Si te ha gustado esta entrada, suscríbete al blog y recibe la próxima en tu email!

 

 

About Dra Paloma Pérez del Pozo
Soy médico funcionaria del ayuntamiento de Madrid. Autora del libro Estilo de Vida Saludable. Gran amante de la literatura escribo poesía y relato corto.

Deja un comentario

Share This

Compártelo!

Comparte con tus amigos los consejos de Estilo de Vida Saludable!

A %d blogueros les gusta esto: