Icono del sitio Estilo de Vida Saludable

8 hábitos saludables de los ancianos

1- Importancia de cuidar los 8 hábitos saludables de los ancianos

Los 8 hábitos saludables de los ancianos son necesarios para que este tenga un envejecimiento digno y sano.

El envejecimiento es una etapa muy importante en la que el estilo de vida juega un papel muy importante en nuestra salud y en la calidad de vida en general.

  Estos hábitos deberán cuidarse si el anciano reside en su propio domicilio con su familia o con cuidadores y también en las residencias de ancianos. Os aconsejo a visitar la página de Miresi https://miresi.es/economicas/residencias-economicas-sevilla/si estáis buscando una residencia.

El envejecimiento produce un desgaste de nuestros tejidos, órganos y empeora el normal funcionamiento de nuestro cuerpo. Esto es motivo para aconsejar llevar una vida activa, no sedentaria practicando ejercicio físico, con una buena dieta, una buena vida social y sexual y estar acompañados y relajados.

2 ancianos amigos en el parque.

Alimentación sana y equilibrada

Compuesta de 5 comidas como desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Consumo abundante de frutas y verduras frescas, es recomendable consumir un plato de ensalada diario con gran variedad de verduras de todos los colores, varias piezas de frutas frescas para el almuerzo y la merienda. Las frutas y verduras contienen gran cantidad de antioxidantes, vitaminas y sales minerales necesarias para el correcto funcionamiento del cuerpo

El pescado azul es necesario por su alta calidad proteica y su riqueza de ácidos grasos omega que protegen el corazón del anciano. Se aconseja consumir carnes magras de pollo, pavo, ternera y cerdo con poca grasa y también huevos que son la proteína de más alta calidad. Se aconseja el consumo de productos lácteos desnatados y semi-desnatados y de leches vegetales.

También es necesario el consumo de cereales integrales ricos en fibra para eliminar el exceso de colesterol y azúcar plasmáticos que perjudican a la salud del anciano.

 Se debe evitar el consumo frecuente de alimentos ricos en azúcares simples como dulces, pasteles, helados, bollos y también en grasa saturadas como embutidos, carnes grasas y otros.

La comida debe ser casera, elaborada con productos frescos y es recomendable que el anciano evite el consumo frecuente de alimentos pre-cocinados ricos en sal, azúcares y grasas saturadas.

Practicar ejercicio físico diario y de manera continua.

El sedentarismo es un factor de riesgo importante para contraer enfermedades cardiovasculares, cáncer y otras enfermedades. Andar, nadar o bailar favorece la movilidad cardiaca. El ejercicio debe ser moderado para que no se fatigue el anciano y debe ser superior a 2 horas y media semanales, es conveniente practicar ejercicio físico durante 30 minutos diarios.

Es conveniente entrenar todos nuestros grupos musculares y no debemos olvidar a los músculos de las manos escribiendo con las manos en lugar de con el teclado y modelando obras de arte con ellas.

Estar relajados, evitar el estrés.

 Es recomendable que el anciano tenga aficiones intelectuales como leer, escribir, pintar, se entretenga con trabajos manuales. También es aconsejable que disfrute en sus momentos de ocio con diversiones: cine, teatro, conciertos de música y viajes.

Aprende algo nuevo que te entretenga y ejercite la capacidad cognitiva de tu cerebro como puede ser un curso de fotografía, de idiomas u otra cosa.

Dormir suficiente número de horas durante la noche y evitar el insomnio.

También es importante dormir bien completando todas las fases del sueño REM y no REM. Durante el sueño se regula el metabolismo de nuestro cuerpo, descansamos y combatimos el estrés y la ansiedad, regeneramos las células de la retina y de nuestro cerebro.

Evita las siestas durante el día para no desvelarte durante las noches.

Cuidar la higiene de la boca, del cuerpo y del cabello.

 Con esto podemos evitar que aparezcan enfermedades como la caries dental, la periodontitis, la pérdida de dientes. También producen algunas enfermedades de la piel y otras.

Es importante que el anciano fomente sus relaciones sociales.

Se sienta acompañado y nunca solo. Es aconsejable que se apunte a asociaciones culturales, que se relacione con su familia y amigos, etc.

Cuidado con el consumo de fármacos.

Los ancianos deberán evitar la sobredosis de fármacos, la automedicación y las posibles interacciones entre varios fármacos que perjudican a su salud originado efectos adversos. Entre los posibles efectos adversos se pueden citar náuseas, vómitos, hipertensión arterial, arritmias cardiacas, cefaleas, mialgias y otros.

Evite el consumo excesivo de tabaco y alcohol que puedan perjudicar a su salud y generar nuevas enfermedades.

Bibliografía:

Sanitas: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/tercera-edad/habitos-vida-saludable/envejecimiento-saludable.html

Las matas. Hábitos de vida saludables para el anciano. https://www.residencialasmatas.es/blog/habitos-de-vida-saludable-para-los-ancianos/

Weli. Habitos saludables para personas mayores. https://weli.es/blog/habitos-saludables-personas-mayores/

Enlaces internos:

Residencias de ancianos saludables. https://libroestilodevidasaludable.com/residencias-de-ancianos-saludables

Salir de la versión móvil