CONSUMO DE DROGAS  DE ABUSO Y DROGODEPENDENCIAS:

 

Según la OMS “Droga de abuso es toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración produce una alteración del funcionamiento del sistema nervioso del individuo susceptible de crear dependencia física, psicológica o ambas”

Es importante distinguir con claridad los conceptos de uso, abuso y dependencia:

  Uso: es un consumo de drogas que no genera consecuencias negativas sobre el sujeto, suele ser debido a un consumo ocasional.

  Abuso: es una ingestión de drogas que genera consecuencias negativas psíquicas y físicas para el individuo, debido a unas circunstancias desfavorables y un consumo frecuente y continuado.

  Dependencia: el consumo de drogas es un hecho dominante en la vida del sujeto priorizándolo sobre otras actividades y genera consecuencias físicas y psíquicas muy negativas que peligran la vida del sujeto.

La dependencia física es debido a que el organismo se ha habituado al consumo de la droga, y cuando desciende su nivel de consumo  o desaparece surge el síndrome de abstinencia con malestar.

La dependencia psíquica es la compulsión periódica que incita al consumo de drogas para conseguir la experiencia psicológica agradable como placer, bienestar, euforia y sociabilidad.

Las drogas pueden alterar el sistema nervioso central de varias maneras:

Las drogas estimulantes excitan las funciones nerviosas e incrementan el ritmo de trabajo de las funciones corporales, entre estas se citan: la cocaína, las anfetaminas, las drogas de síntesis y el tabaco.

Las drogas depresoras retrasan la actividad nerviosa y aminoran el ritmo de las funciones corporales cuya acción es tranquilizar, calmar o eliminar  el dolor. Incluyen el alcohol, la heroína y los disolventes volátiles.

Las drogas alucinógenas generan un estado de conciencia alterado, distorsionan la percepción de los objetos y producen alucinaciones, tales como el LSD, cannabis y las drogas de síntesis o éxtasis.

El consumo lúdico de drogas, se está convirtiendo de forma creciente en parte de  nuestra cultura, aunque no es admitido socialmente y está considerado como ilegal. Los consumidores consumen la droga de manera episódica, utilizando dosis relativamente bajas, evitando la toxicidad clínica y el desarrollo de tolerancia y dependencia física. Las drogas más consumidas de esta manera son los estimulantes, alucinógenos y el alcohol.

Informe mundial del consumo de drogas de las Naciones Unidas (2015-2017 ONU)

El consumo de drogas y la drogodependencia constituyen un problema de salud cuyos efectos sobre el desarrollo y la seguridad son graves.  El 43% de la población mundial ha consumido alcohol en el último año y el 22, 5% de los habitantes del planeta fuman. Se calcula que 250 millones de personas consumieron drogas ilícitas en el mundo (datos estadísticos del año 2017), de las que 25 millones están aquejados de dependencia. La heroína, cocaína y otras drogas se cobran la vida de aproximadamente 200.000 personas en el mundo al día, producen devastación en familias y causan sufrimiento a miles de personas.  El consumo mundial de drogas provocó la pérdida de 28 millones de años de vida sana y 17 millones de años perdidos como consecuencia de los trastornos relacionados con el consumo de drogas. Las drogas ilícitas deprimen el desarrollo económico y social y fomentan la delincuencia, la inestabilidad y la inseguridad.

12 millones de personas consumen  drogas inyectadas de las cuales 1,6 millones de personas conviven con virus VIH, 6,1 millones de personas viven con el virus de la hepatitis C y 1,3 millones de personas conviven con el virus del VIH y el virus de la hepatitis C. Las personas que consumen drogas son muy propensas a padecer la tuberculosis.

A nivel mundial el mayor consumo de drogas ilícitas lo constituye el cannabis (2,6-5%), en segundo lugar los estimulantes anfetamínicos incluido el éxtasis (0,3-1,2%.) El opio (0,3- 0,5%) de la población mundial y la cocaína (0,3-0,4%) de la población.

 

El consumo de drogas es uno de los 20 factores de riesgo para la salud de la población mundial y uno de los 10 factores principales en los países desarrollados. Los trastornos relacionados con el consumo de drogas son un mayor riesgo de contraer enfermedades como el VIH, SIDA, la hepatitis, la tuberculosis, las enfermedades cardiovasculares, así como un mayor riesgo de suicidio y de muerte por sobredosis.

 España es uno de los países europeos donde más droga se consume. Se empieza con el tabaco a los 16 años, el cannabis es la primera sustancia que se prueba de manera ilícita a los 18 años y la de mayor incidencia de con sumo en el tramo de edad comprendido entre los 15 y 35 años, los adultos mayores de 35 años consumen más los tranquilizantes. Los hombres consumen más cannabis, éxtasis, speed, cocaína y heroína además del tabaco y alcohol.

Las drogas más consumidas al mes en España son: el alcohol con un porcentaje del 64,4%, el tabaco con una incidencia del 38,3%, los hipnosedantes con un 8%, los tranquilizantes con un 7,7%, el cannabis con un 6,6%, los somníferos con un 4% y la cocaína con un 1%.

Según los datos estadísticos del plan nacional sobre el consumo de drogas en España se concluye que en el tramo de la población joven de 15 a 35 años de edad consumen cannabis el 23% de los hombres y el 11% de las mujeres, cocaína el 4,6% de los hombres y el 1,5% de las mujeres, el MDMA lo consumen el 1,9% de los hombres y el 0,7% de las mujeres y consumen anfetaminas el 1,4% de los hombres y el 0,6% de las mujeres.

Se conocen varios tipos de drogas de abuso:

   Estimulantes que estimulan el SNC como nicotina, cocaína y anfetaminas.

Depresoras: Etanol, opiáceos, inhalantes.

Alucinógenas: Cannabis, LSD, mescalina, psilocina, fenciclidina y drogas de síntesis.

Adjunto una tabla de la clasificación de las drogas de abuso:

Se debe iniciar un tratamiento de desintoxicación al consumo de drogas de abuso con medidas y fármacos que liberen al organismo de la droga y reduzcan los síntomas de abstinencia. Si el estado de salud del paciente es grave se aconseja su ingreso en un centro hospitalario para su vigilancia y control.

 

Es aconsejable ingresar al drogodependiente en un centro de deshabituación al consumo de drogas y rehabilitación durante varios meses o años y continuar vigilando periódicamente al drogadicto para evitar su recaída.

 

El tratamiento de deshabituación y las medidas preventivas aparecerán publicados en el próximo artículo.

 

Bibliografía:

 

Programa educativo de prevención de drogas. Alfonso Monarrez. Ed. Cultural.

Consumo de drogas de abuso y su prevención. Drogodependen­cias. Comunidad de Madrid http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1142328768577&pagename=PortalSalud/Page/PTSA_pintarContenidoFinal

Drogas. Monografias.com. http://www.monografias.com/trabajos5/drogas/drogas.shtml

Consumo de drogas.net.

http://www.consumodedrogas.net/adiccion-a-las-drogas/efectos-de-las-drogas.php

Si te ha gustado esta entrada, suscríbete al blog y recibe la próxima en tu email!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.