La prevención del cáncer

¿Qué podemos hacer para prevenir el cáncer?

El cáncer es todo tumor maligno que se caracteriza por un crecimiento desordenado de células, originado por una modificación genética de la célula normal, con la característica de invadir los tejidos adyacentes mediante las metástasis. La diseminación de las células cancerosas a otros tejidos u órganos se realiza por contigüidad, vía linfática y vía hemática.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), esta enfermedad está considerada como la primera causa de muertes masculinas y la segunda causa de muertes femeninas en España, después de las enfermedades cardiovasculares. El número de fallecimientos registrados en el año 2012 fue de 103.000 personas. La incidencia o número de casos nuevos de cáncer diagnosticados en el año 2012 fue de 208.268 personas, siendo más frecuente en hombres, con 104.800 casos nuevos, frente a los 103.400 casos nuevos en mujeres. El cáncer más frecuente es el de colon, después le siguen por orden de frecuencia el de próstata, el de mama y el de pulmón. Los cánceres más letales con menor porcentaje de supervivencia a los cinco años de diagnosticados son el cáncer de páncreas, de hígado y de pulmón.

El cáncer es una enfermedad ocasionada por múltiples factores: genéticos, dietas desequilibradas, tabaco, exposiciones al sol, infecciones, contaminación ambiental, trabajo y radiaciones. La alimentación no saludable ocasiona el 35% de las muertes por cáncer. Ningún alimento puede prevenir el cáncer, pero se puede evitar el riesgo de contraerlo mediante el cambio de los hábitos alimenticios.

Los factores causantes del cáncer son:

  • 35%: alimentación.
  • 30%: tabaco.
  • 11%: otros.
  • 6%:desconocido.
  • 5%: virus.
  • 4%: ambiente laboral.
  • 3%: radiación solar, bebidas alcohólicas y contaminación ambiental.

Las principales medidas para prevenir el cáncer son:

  • No fumar: el tabaquismo es la causa de la mayor parte de los cánceres, sobre todo de pulmón, faringe, laringe, boca, esófago y vejiga. Los fumadores deberían abandonar el hábito de fumar.
  • Combatir la obesidad: mediante un plan de lucha contra el sobrepeso con una dieta adecuada. Mantener los kilos a raya reduce el cáncer de mama, colon y estómago.
  • Ejercicio físico regular y moderado que reduce el cáncer entre un 3050%. Es necesaria una hora diaria de deporte y evitar el sedentarismo.
  • Alcohol en pequeñas dosis: el alcoholismo ya sea debido a la ingesta de bebidas de alta graduación o por ingerir más de dos copas de vinos y cervezas es un factor de riesgo importante en el cáncer de hígado y páncreas.
  • Tomar el sol con moderación y protegidos con crema fotoprotectora. El melanoma es producido por una exposición excesiva y continua de sol.
  • Huir de la contaminación ambiental. La contaminación por amianto provoca mesoteliomas o tumores pleurales. La contaminación ambiental provoca cáncer de pulmón por contaminación del aire, uso de combustibles sólidos para cocinar y calentarse por tabaquismo pasivo.
  • Combatir el estrés. El estrés es un aliado del cáncer porque provoca hábitos perjudiciales para la salud como el insomnio, comer, beber en exceso y bebidas alcohólicas.
  • El sexo protege contra el cáncer de mama y próstata. Mantener relaciones sexuales 2-3 veces por semana estimula las secreciones seminal y prostática que protegen frente al cáncer de próstata. La dehidroepiandrosterona secretada durante el acto sexual confiere protección frente al cáncer de mama.
  • Prevención del cáncer hepático mediante la vacuna de la hepatitis B y C.
  • Cribado mediante detección precoz. La citología vaginal y la detección del papiloma predicen con antelación el cáncer de cuello uterino. Es conveniente vacunarse contra el papilomavirus para evitarlo. La detección precoz del cáncer de mama se realiza mediante autoexploración y mamografías, y la del cáncer de colon mediante la colonoscopia y la analítica de sangre oculta en heces.
  • Atención a los signos de alarma. Consultar con el médico los signos de alarma como pérdida excesiva de peso, alteraciones del ritmo intestinal, lunares que cambian de forma y tamaño y dolores que no ceden o que van en aumento.
  • La alimentación debe ser variada y rica en verduras y frutas antioxidantes.

Entre las recomendaciones de la OMS y la FAO destacan:

    1. Mantener un IMC entre 18,5 y 25 Kg/m2, y evitar el incremento de peso en la edad adulta.
    2. Aumentar el consumo de verduras y frutas, al menos 400 g/día. Las coles como el brócoli (alimento más anticanceroso), las coles de bruselas, la coliflor, el repollo y los berros contienen compuestos fitoquímicos como los flavonoides, glucosinolatos y sulforanos, que son sustancias antitumorales que bloquean el daño originado por los agentes carcinógenos. Verduras con propiedades antioxidantes tales como: berenjenas, ajo y cebolla que contienen alicina con propiedades antioxidantes y desintoxicantes, se unen a las toxinas neutralizando los efectos de las células.
Libro-Estilo de Vida Saludable
Prevención del cáncer

Las verduras rojas como la remolacha roja contienen betaína, que es un potente regenerador de las células. El tomate, contiene licopeno, intenso antioxidante, y sustancias anticancerígenas. Las zanahorias contienen betacaroteno (provitamina A). Los pimientos son ricos en vitamina C y betacarotenos; también contienen capsaicina, sustancia que bloquea los compuestos precancerosos de la carne y pescados ahumados.

Las verduras de hoja verde (lechuga, espinacas, acelgas, escarolas, berros, canónigos, apio, borraja, alcachofas, espárragos, puerros y repollo) ejercen su acción anticancerosa por mediación de la clorofila.

Los hongos (maitakhe, shiitake y champiñones) son ricos en agua, fibra, selenio, vitamina E y proteínas. Se pueden consumir crudos o en ensaladas.

Conviene aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra. Es necesario duplicar el consumo de fibra y para conseguirlo es conveniente ingerir diariamente frutas, verduras, legumbres, cereales, especialmente integrales y algas.

Libro Estilo de Vida Saludable
Infografía Verduras Anticancerígenas

Se recomiendan frutas ricas en vitamina C como las naranjas, las mandarinas, el limón, el pomelo, la piña y el kiwi, que son antioxidantes. Debemos consumirlos enteros porque en zumo pierden la fibra. También recomendadas las frutas rojas con efectos depurativos-desintoxicantes y antioxidantes como las moras, los arándanos, las fresas y las grosellas; el melón, que contiene betacarotenos antioxidantes, la sandía, rica en licopeno, sustancia antioxidante, y las manzanas, ricas en ácidos clorogénico y elágico que evitan el cáncer.

Libro Estilo de Vida Saludable
Infografía Frutas Anticancerígenas

Conviene reducir el consumo de:

  • La grasa, que no debe sobrepasar el 30% del consumo total de calorías, el 10% debe provenir de grasas saturadas, el 10% de grasas poliinsaturadas y el 80% de grasas monoinsaturadas. Se aconseja el consumo de aceite de oliva virgen y pescado azul (3veces/semana).
  • El consumo de embutidos y carne roja. La carne roja de buey, vaca, ternera y cordero contienen nitrosaminas, sustancia cancerígena.
  • Alimentos muy condimentados, sal y preparados de conservas.
  • Alimentos ahumados, muy tostados o quemados y muy fritos, porque producen sustancias cancerígenas.
  • Azúcares o féculas como la bollería, los dulces y la repostería, porque el azúcar estimula el crecimiento de las células cancerosas.
  • Bebidas ni alimentos muy calientes.
  • Alcohol, y si se consume nunca más de 20 g al día (10 g equivalen a 1 vaso de cerveza o de vino).

Bibliografía

El gran libro de la alimentación. Dra. Gillian Mac Keith. Ed. Planeta.Enciclopedia de los alimentos y su poder curativo. Dr. J. Pamplona Roger.La nueva dieta anticáncer. Cómo detener el gen del cáncer. Johannes F. Coy.Anticáncer. Dr. David Servan Schreiber

OMS. Prevención del cáncer

National Cancer Institute


Si te ha gustado esta entrada, suscríbete al blog y recibe la próxima en tu email!

Deja un comentario