EPIDEMIOLOGÍA DE LOS ACCIDENTES EN ESPAÑA:

  Accidente es un suceso que surge de manera imprevista y que causa lesiones en las personas afectadas. Se pueden producir en el interior del hogar, en los lugares recreativos o de ocio, en el centro de trabajo o laborales y en la carretera o de tráfico.

  Según el informa DADO del ministerio de Sanidad y consumo en España se producen 1,7 millones de accidentes domésticos, lo que representa un 4% de la población española.

Dicho estudio se realiza con 74.514 encuestas realizadas en los hogares españoles con un total de 206.588 participantes que dan una cifra significativa de 1.770.545 accidentes lo que representan 3,7 accidentes por cada 100 habitantes.

Es todo accidente acaecido en todo ámbito doméstico o acaecido durante actividades de ocio, quedando excluidos los accidentes laborales, de tráfico y por fenómenos naturales.

El 58,7% de los accidentados fueron mujeres y el grupo de mayor riesgo fue el de 25 a 44 años. Los hombres son más proclives a sufrir estos accidentes entre los 16 y 42 años, mientras que las mujeres superan la siniestralidad a partir de los 45 años.

Las personas más vulnerables son los niños menores de 5 años que por su falta de seguridad cometen acciones que peligran su vida hasta el punto que la principal causa de mortalidad de los niños son los accidentes domésticos. También son muy vulnerables las personas mayores de 65 años que sufren accidentes domésticos por caídas en escaleras y resbalones.

La mayoría de los siniestros se producen por caídas con un 51,5% de porcentaje, en segundo lugar los golpes y siniestros y los cortes y aplastamientos con un 16,6% y en tercer lugar las lesiones térmicas con un 9,2%.

Los niños se lastiman en accidentes donde están implicados los juguetes, la ropa y el mobiliario. Las personas de 25 -44 años más accidentas son mujeres por el quehacer doméstico sobre todo cocinar: ollas, sartenes, cuchillos de cocina. Las personas mayores de 65 años se accidentan más por caídas al suelo.

La frecuencia de accidentes domésticos se incrementa durante el periodo de las vacaciones de verano o semana santa.

 Según el anuario estadístico de la dirección general de Tráfico en el año 2016 se produjeron un total de 102. 362 víctimas de las cuales 36.721 son en vías interurbanas con 1,157 accidentes mortales y 35.564 heridos, en las vías urbanas hay 65.641 accidentes de los cuales 506 son mortales y 65.535 con heridos.

La evolución estadística de los accidentes de tráfico en España demuestra un incremento progresivo de las cifras de accidentes de tráfico desde el año 2011 pasando la cifra desde 83.037 en el año 2011, 83.115 en el año 2012, 85.519 en el año 2013, 91.514 en el año 2014 y 97.756 en el año 2015. La tendencia a disminuir el número de accidentes que se observa desde los años 2007 a 2011 con las siguientes cifras: 105.508 en 2007, 93,161 en 2008,88.251 en 2009, 85.503 en 2010 y 83.027 en 2011 se ha invertido, lo que concluye que la dirección general de tráfico debería tomar medidas para que esta situación cambie y se reduzca el número de accidentes y muertes por tráfico.

Las principales causas de este incremento son conducir en carreteras y vías urbanas a una velocidad excesiva,  los adelantamientos indebidos a otros vehículos en carreteras, no guardar la suficiente distancia de seguridad, las distracciones por conversaciones y llamadas telefónicas y el conducir ebrios o bajo efectos de drogas o fármacos que provoquen somnolencia.

Anuario estadístico de la dirección general de tráfico: http://www.dgt.es/es/seguridad-vial/estadisticas-e-indicadores/publicaciones/anuario-estadistico-accidentes/

En el año 2017 se produjeron en España 523. 425 accidentes laborales con baja que representa un incremento del 5% respecto al mismo periodo de 2016, de esta cifra 503.749 ocurrieron durante la jornada laboral y 79.767 fueron in itinere. En ambos casos se produjo un incremento del 4,9 y del 5,3%.

Se produjeron 3796 accidentes graves de los cuales 618 fueron mortales: 484 se produjeron durante la jornada laboral y 134 fueron in itinere.  Las cifras de muertos han incrementado un 1,8% respecto a 2016. El sector servicios está a la cabeza con 247 fallecidos, seguido del sector industrial con 94 fallecidos, la construcción con 79 fallecidos y el sector industrial con 64 muertos.

La evolución estadística de las cifras de accidentes laborales son ascendentes con una evolución de 404.284 fallecidos en 2013, 424.605 fallecidos en 2014, 458.023 fallecidos en 2015, 555.722 fallecidos en 2016 y 583.424 en 2017.

Según las estadísticas de los accidentes laborales se produjeron un 16,3% de muertes por aplastamiento, atrapamiento o por sufrir una amputación y como consecuencia de la caída fallecieron 61 trabajadores, es decir un 12,6%.

Estadisticas de cgt ingernieros de trabajo: http://gtg.es/2018/02/19/estadisticas-accidentes-laborales-2017-espana/

 

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES DOMÉSTICOS

La seguridad en nuestro hogar incluye una serie de medidas necesarias para prevenir accidentes domésticos. Las lesiones más frecuentes en es­tos eventos son las caídas, aunque también se producen intoxicaciones, quemaduras, alergias, incendios, electrocuciones, asfixia respiratoria, gol­pes, atrapamientos y heridas. La mayoría de los accidentes del hogar suceden por falta de educación, información, por malos hábitos, despistes y por ausencia de medidas preventivas.

El ministerio de Sanidad y Consumo publicó un estudio sobre la inciden­cia de accidentes domésticos en el año 2003, y concluyó que cerca de 2 millones de personas sufren accidentes en el hogar y en el ocio o paseo. Constituyen más de la mitad del total de accidentes en España, siendo su frecuencia superior a la de los accidentes de tráfico y trabajo. En el año 2003 se produjeron 981.644 accidentes domésticos, y solo hubo 100.000 acci­dentes de tráfico. Aunque los acciden­tes de tráfico sean más graves que los accidentes domésticos, estos son más frecuentes, lo cual demuestra que los peligros caseros son mayores.

Los ancianos y los niños son las per­sonas que más lo padecen. El enve­jecimiento reduce nuestras capacida­des físicas, sentidos y reflejos, lo cual aumenta la probabilidad de sufrir acci­dentes domésticos. Las mujeres sufren más accidentes que los hombres, en la preparación de la comida un 75% de los casos y un 81% si se trata de las labores de limpieza. Los hombres accidentados se dedican al bricolaje o la jardinería.

Los lugares más peligrosos y donde más se producen los accidentes en una vivienda son la cocina, los baños y las escaleras. La cocina es una habitación especialmente peligrosa porque hay cuchillos que cortan, ollas y sartenes que pueden hervir y quemarnos con la comida, se pueden producir escapes de gas, fuegos que se prenden en las mangas de una camisa o bata, etc.

Hay que tener especial cuidado con los líquidos hirvientes, que nos pue­den ocasionar quemaduras por contacto, y con la droguería, conviene evitar las salpicaduras de lejía y otros tóxicos. Los alimentos se deben de guardar en la nevera y debemos tirar los que presenten mal estado de conservación.

Los baños causan accidentes por suelos resbaladizos y húmedos.

Las escaleras provocan caídas por pérdida de equilibrio y tropezones.

Esto justifica que debamos incrementar la seguridad de nuestro hogar para evitar lesiones y muertes en las familias o amigos que convivan con nosotros. Nunca hay que confiarse, sino ser precavidos.

CAÍDAS

Los accidentes más frecuentes son las caídas, y las personas más vulne­rables son los ancianos y niños menores de 5 años. La osteoporosis es una enfermedad asociada con la vejez, los huesos se vuelven más frági­les y las fracturas son más frecuentes. Otra enfermedad es la artrosis, que dificulta la movilidad articular.

Se recomienda un plan preventivo con medidas eficaces para evitar las caídas y la reducción de todas las situaciones de riesgo posibles.

Evitar los suelos mojados, recién encerados, resbaladizos y con pe­queños objetos tirados. Se puede producir una caída por resbalón y algunas veces se originan traumatismos.

Proteja las ventanas que se encuentren a menos de 1 m del suelo mediante barandillas y rejas que impidan la caída de las personas. Los barrotes deben estar colocados verticalmente.

Es conveniente tener al alcance de la mano los objetos de uso fre­cuente.

Evitar movimientos bruscos para evitar mareos, al levantarse de la cama, uno debe incorporarse lentamente. Vistiéndonos sentados evi­taremos pérdidas de equilibrio y caídas.

Las alfombras hay que fijarlas al suelo y no deben resbalar.

• Iluminación adecuada que ofrezca una visión clara ante posibles obstáculos.

El calzado debe ser seguro, estable y de buen agarre.

Poner alfombras antideslizantes y asideros en las bañeras, duchas y lavabos.

Especial atención a las escaleras y bordillos, señalándolos adecua­damente. Deben estar provistas de barandillas de altura inferior a 90 cm y de pasamanos en todos sus tramos. Los peldaños se deben encontrar en buenas condiciones. Es conveniente subir y bajar los escalones con cuidado.

GOLPES, ATRAPAMIENTOS Y HERIDAS

Atrapamientos: situación que se produce cuando una parte de nuestro cuerpo es aprisionada por objetos o por mecanismos de las máquinas. Las causas más frecuentes de atrapamientos son:

  • Desmontaje y reparación de aparatos con partes móviles en funciona­miento.
  • Existencia de objetos cortantes que puedan golpear al descubierto.
  • Cristaleras o puertas de cristal que puedan advertir de su frecuen­cia.

La prevención de los atrapamientos incluye:

  • Cuando se reparen aparatos eléctricos, es conveniente desenchu­farlos para evitar que nos enganchen sus piezas.
  • Evitar que los niños pongan o tengan sus manos en las juntas de ventanas, puertas de casa o ascensores.
  • Cubrir mediante protección las partes móviles que puedan golpear o cortar.

Golpes: los golpes se producen con objetos fijos como muebles, esca­leras, ventanas, puertas y libros colocados en estanterías que pueden golpearnos cualquier zona del cuerpo originando contusiones.

Para prevenir los golpes hay que realizar una serie de acciones:

  • No dejar armarios ni cajones abiertos.
  • Asegurar los cajones con topes en su interior para que no se caigan encima del que los abra.
  • Procurar que los muebles tengan cantos redondeados.
  • Utilizar puertas de comunicación con cristales trasparentes o traslú­cidos.
  • Ilumine adecuadamente las zonas de circulación como las de traba­jo.
  • Sitúe objetos colgantes de forma estable y a la altura necesaria.

Heridas: apertura continua de la piel, mucosas y o músculos acompaña­da de sangrado, que se produce tras el contacto con un objeto cortante, punzante, un arma de fuego o arañazos y mordeduras de animales do­mésticos.

Bibliografía

Prevención de accidentes domésticos. SOS emergencias. www.almagro. es/…/pdf/prevenciondeaccidentesdomesticos

Libro de Salud del Hospital Clinic de Barcelona. «La salud en el hogar y los accidentes domésticos». Dr. Salvador Sitjar, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Capítulo 13.

Programa de detección de lesiones y de accidentes domésticos y de ocio 2011. https://www.msssi.gob.es/…/pdf/Progr280113105936211

Si te ha gustado esta entrada, suscríbete al blog y recibe la próxima en tu email!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.