Descripción del tabaco

Los productos del tabaco se fabrican de manera parcial o total con tabaco, ya sea para fumar, esnifar o masticar. Todos contienen nicotina, un ingrediente activo muy adictivo.

El tabaco se compone de acetaldehído, ácido cianhídrico, acroleína, toluidina, acetona, amoniaco, arsénico, dibenzacridina, dimetilnitrosamina, fenol, naftalina, nicotina, butano, cadmio, polonio, monóxido de carbono, estireno, benzopireno, DDT, plomo, mercurio, alquitrán y cloruro de vinilo.

 

Epidemiología y estadística

El consumo de tabaco es uno de los factores de riesgo de las principales enfermedades crónicas como el cáncer de pulmón, cáncer de boca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedades cardiovasculares.

El tabaquismo mató a 6 millones de personas en el mundo durante el año 2012 (OMS), de los cuales 5 millones de personas fumaron cigarrillos de tabaco. También mueren por tabaquismo pasivo más de 600.000 personas expuestas al humo del tabaco. Este causa cardiopatías, produce graves enfermedades susceptibles de provocar la muerte prematura en adultos y en los niños agrava afecciones existentes como el asma.

La incidencia de fumadores aumenta en los países con ingresos económicos bajos o medios, y se sospecha que en el año 2030 la cifra de mortalidad ascienda a 8 millones de personas, sin embargo su incidencia empieza a disminuir en algunos países con ingresos medios y bajos, entre ellos España.

Casi el 80% de los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos económicos medios y bajos. Estos crean problemas económicos por el gasto derivado de su consumo e incrementan los costes de la asistencia socio-sanitaria del país.

Adicción al tabaco

El tabaco es una droga debido a la nicotina que actúa sobre el sistema nervioso central y genera adicción. El fumador sufre una dependencia física y psicológica que genera un síndrome de abstinencia llamado tabaquismo. Necesita tratamiento médico, psicológico y educación social.

Es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, pulmonares, cánceres de pulmón y oral, y es muy perjudicial en el embarazo. Perjudica a los fumadores activos y a los pasivos (no fuman pero respiran el humo del tabaco).

Efectos del tabaco sobre la salud

  • Cardiovasculares: incrementa la tensión arterial y la frecuencia cardíaca, genera palpitaciones. Es un factor de riesgo de cardiopatía coronaria y de infarto de miocardio.
  • Pulmonares: el humo irrita los pulmones, se inflaman y se produce moco, que genera tos para expectorarlo. Si la inflamación es continua se produce una bronquitis crónica obstructiva.
  • Cáncer oral, de faringe, laringe y pulmonar, fundamentalmente adenocarcinomas y cáncer de células pequeñas. También puede ocasionar cáncer de esófago, estómago, hígado, páncreas, colon, recto, riñón, vejiga, mama y aparato genital.
  • Piel más arrugada debido al desgaste de las proteínas que le confieren elasticidad, a la reducción de vitamina A y a la merma del riego sanguíneo que sufre el tejido. Los fumadores tienen una piel seca, arrugada y áspera en zonas de labios y ojos. Los fumadores padecen con frecuencia psoriasis, enfermedad caracterizada por la presencia de manchas rojizas, pruriginosas y exudativas que afectan a todo el cuerpo. También presentan acné, caracterizado por la aparición de granitos con pus y puntos negros en la cara y otras partes del cuerpo, debido a que se debilita la circulación sanguínea de la piel y aumenta el riesgo de infecciones.
  • Dicrosomía de los dedos y uñas, ya que el alquitrán del tabaco los tiñe de color amarillento.
  • Cabello: tienen el cabello más débil y frágil y son más propensos a tener calvicie. Crece el vello corporal generado por el aumento de las hormonas sexuales masculinas.
  • Boca: fumar produce cáncer y deteriora los dientes. que se vuelven frágiles y amarillentos, acelerando también la aparición de úlceras bucales.
  • Úlceras gástricas, el consumo del tabaco causa la resistencia a las bacterias que producen las úlceras. Reduce la capacidad de este para neutralizar el ácido después de las comidas, lo que erosiona la mucosa del estómago.
  • Osteoporosis, el consumo de tabaco genera osteoporosis, con aumento de fracturas, y es debido a que el monóxido de carbono reduce la oxigenación del hueso.
  • Cataratas. Se opacifica el cristalino.
  • Sexualidad: en las mujeres disminuye el interés sexual debido a la descomposición de los estrógenos. En los hombres se produce impotencia porque el cigarrillo altera la morfología de los espermatozoides y daña el ADN espermático, lo que aumenta el riesgo de aborto espontáneo y de defectos congénitos.
  • Genera estrés, causando nerviosismo constante.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • En el embarazo el tabaco ocasiona problemas tanto en la mujer embarazada como en el feto, aumentando los riesgos de feto de bajo peso, partos prematuros y muertes fetales. En las mujeres embarazadas aumenta el riesgo de desprendimiento prematuro de la placenta y abortos.
      • Razones para dejar de fumar

  • Dejar de fumar es una de las decisiones más importantes que un fumador puede tomar en su vida, debido a:
  • Inmediatamente después de dejar de fumar se eliminarán toxinas.
  • A las 8 horas sus niveles de nicotina y monóxido de carbono se reducirán a la mitad. Los niveles de monóxido de carbono bajan y el de oxígeno aumenta.
  • A las 24 horas de dejarlo disminuye el riesgo de ataque cardiaco súbito.
  • A las 48 horas de abandonarlo, las terminaciones nerviosas comienzan a regenerarse y los sentidos del olfato y gusto se normalizan.
  • A las 2-3 semanas de apartarlo mejora la circulación y se hace más fácil caminar e incluso la circulación pulmonar aumenta en un 30%.
  • 1-9 meses después de la retirada la energía se incrementa y los síntomas tales como toser, congestión nasal, fatiga y dificultad respiratoria disminuyen. Se normaliza la función de los pilis que recubren las vías respiratorias e incrementa la capacidad del cuerpo para manejar mucosidad, limpiar las vías respiratorias y reducir infecciones.
  • Al año del abandono el riesgo de infarto se reduce a la mitad.
  • A los 5 años de apartarlo el riesgo de cánceres de pulmón y boca disminuyen en un 50%.
  • A los 10 años de dejarlo la mortalidad por cáncer pulmonar es similar a la de una persona que nunca ha fumado, ya que las células precancerosas se reemplazan por células normales.

    Es muy importante dejar de fumar por las razones anteriormente expuestas, asi que en el próximo artículo hablaremos de ello.

  • Bibliografía:

OMS. Nota de prensa sobre el tabaquismo http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs339/es/

Riesgos del tabaco. Medline Plus. Enciclopedia Médica. https://www.nlm. nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002032.htm

Tabaco, ¿qué efectos produce? http://www.infodrogas.org/inf-drogas/ tabaco?start=1

Si te ha gustado esta entrada, suscríbete al blog y recibe la próxima en tu email!

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.